About
Health Services
WVZC-LP 96.5 FM Radio
Fundraisers
Events
Videos
Personal Perspective
Free Health Screenings Program
Diabetes Support Program
Breast Cancer Support Program
HIV/AIDS Program
Mental Health First Aid Training Program
Minority Lupus Program
Nuestra Gente Radio Show
The Art Room
Barrio Latino Arts Festival
Contact Us
Click here to donate!
HIV/AIDS Program

 


























 





 

 

Nuestra Gente HIV Program Presentation

Linda Parra President of Nuestra Gente Community Projects, Inc doing a presentation on Nuestra Gente and their HIV program - Linda Parra Presidente de Nuestra Gente Community Projects, Inc haciendo una presenteción sobre la organización Nuestra Gente y su programa del VIH.
 

CLICK HERE FOR THE PICTURES



Nuestra Gente Community Projects at the World AIDS Day Event


Nuestra Gente Community Projects, Inc., offered free information about HIV and radio transmission of Nuestra Gente Radio Show from World AIDS day event- La Organización Nuestra Gente Community Projects, Inc., ofreció información sobre el VIH y la trasmisión en vivo del Programa de Radio Nuestra Gente desde el evento del Dia Mundial del Sida. 12/01/2012
 

CLICK HERE FOR THE PICTURES





HIV prevention message may not be appropriate for all audiences.

English

We have developed a HIV/AIDS Program that we offer to the Latino Community that includes education and organizing testing activities. Our ultimate goal is to reduce or eliminate HIV/AIDS in our target audience.

What are HIV and AIDS? 

HIV is the human immunodeficiency virus. It is the virus that can lead to acquired immune deficiency syndrome, or AIDS. CDC estimates that about 56,000 people in the United States contracted HIV in 2006.

There are two types of HIV, HIV-1 and HIV-2. In the United States, unless otherwise noted, the term “HIV” primarily refers to HIV-1.

Both types of HIV damage a person’s body by destroying specific blood cells, called CD4+ T cells, which are crucial to helping the body fight diseases.

Within a few weeks of being infected with HIV, some people develop flu-like symptoms that last for a week or two, but others have no symptoms at all. People living with HIV may appear and feel healthy for several years. However, even if they feel healthy, HIV is still affecting their bodies. All people with HIV should be seen on a regular basis by a health care provider experienced with treating HIV infection. Many people with HIV, including those who feel healthy, can benefit greatly from current medications used to treat HIV infection. These medications can limit or slow down the destruction of the immune system, improve the health of people living with HIV, and may reduce their ability to transmit HIV. Untreated early HIV infection is also associated with many diseases including cardiovascular disease, kidney disease, liver disease, and cancer.  Support services are also available to many people with HIV. These services can help people cope with their diagnosis, reduce risk behavior, and find needed services.

AIDS is the late stage of HIV infection, when a person’s immune system is severely damaged and has difficulty fighting diseases and certain cancers. Before the development of certain medications, people with HIV could progress to AIDS in just a few years. Currently, people can live much longer - even decades - with HIV before they develop AIDS. This is because of “highly active” combinations of medications that were introduced in the mid 1990s.

No one should become complacent about HIV and AIDS. While current medications can dramatically improve the health of people living with HIV and slow progression from HIV infection to AIDS, existing treatments need to be taken daily for the rest of a person’s life, need to be carefully monitored, and come with costs and potential side effects. At this time, there is no cure for HIV infection. Despite major advances in diagnosing and treating HIV infection, in 2007, 35,962 cases of AIDS were diagnosed and 14,110 deaths among people living with HIV were reported in the United States.

HIV/AIDS Worldwide

  • An estimated 5 million new HIV infections occur every year

  • Broken down, that is approximately 14,000 new infections each day

  • 570 are infected every hour

  • Almost 10 newly infected every minute

  • Approximately 48% of those living with HIV/AIDS are women

  • 33 million total living with HIV

HIV/AIDS Worldwide Deaths

  • An estimated 3 million AIDS related deaths occur each year

  • Broken down, that is approximately 8,219 AIDS related deaths each day

  • 342 die every hour

  • Almost six die every minute

HIV/AIDS: Closer to Home

  • Approximately 1,200,000 million people are living with HIV in the U.S.

  • Approximately 56,000 new HIV infections every year

  • Approximately 880 people in Lucas County are living with HIV/AIDS

  • Approximately 1 out of 4 persons living with HIV/AIDS in the United States (and Lucas County) are female

Where did HIV come from?

Scientists identified a type of chimpanzee in West Africa as the source of HIV infection in humans. They believe that the chimpanzee version of the immunodeficiency virus (called simian immunodeficiency virus or SIV) most likely was transmitted to humans and mutated into HIV when humans hunted these chimpanzees for meat and came into contact with their infected blood. Over decades, the virus slowly spread across Africa and later into other parts of the world.

HIV-2

In 1986, a second type of HIV, called HIV-2, was isolated from AIDS patients in West Africa. HIV-2 has the same modes of transmission as HIV-1 and is associated with similar opportunistic infections and AIDS. In persons infected with HIV-2, immunodeficiency seems to develop more slowly and to be milder, and those with HIV-2 are comparatively less infectious early in the course of infection. As the disease advances, HIV-2 infectiousness seems to increase; however, compared with HIV-1, the duration of this increased infectiousness is shorter.

HIV-2 infections are predominantly found in Africa. West African nations with a prevalence of HIV-2 of more than 1% in the general population are Cape Verde, Côte d'Ivoire (Ivory Coast), Gambia, Guinea-Bissau, Mali, Mauritania, Nigeria, and Sierra Leone. Other West African countries reporting HIV-2 are Benin, Burkina Faso, Ghana, Guinea, Liberia, Niger, São Tomé, Senegal, and Togo. Angola and Mozambique are other African nations where the prevalence of HIV-2 is more than 1%.

The first case of HIV-2 infection in the United States was diagnosed in 1987. Since then, the Centers for Disease Control and Prevention (CDC) has worked with state and local health departments to collect demographic, clinical, and laboratory data on persons with HIV-2 infection.

How is HIV spread?

HIV is spread primarily by:

  • Not using a condom when having sex with a person who has HIV. All unprotected sex with someone who has HIV contains some risk

  • Having multiple sex partners or the presence of other sexually transmitted diseases (STDs) can increase the risk of infection during sex. Unprotected oral sex can also be a risk for HIV transmission, but it is a much lower risk than anal or vaginal sex.

  • Sharing needles, syringes, rinse water, or other equipment used to prepare illicit drugs for injection.

  • Being born to an infected mother—HIV can be passed from mother to child during pregnancy, birth, or breast-feeding.

Less common modes of transmission include:

  • Being “stuck” with an HIV-contaminated needle or other sharp object. This risk pertains mainly to healthcare workers.

  • Receiving blood transfusions, blood products, or organ/tissue transplants that are contaminated with HIV.  This risk is extremely remote due to the rigorous testing of the U.S. blood supply and donated organs/tissue.

  • HIV may also be transmitted through unsafe or unsanitary injections or other medical or dental practices.  However, the risk is also remote with current safety standards in the U.S.

  • Eating food that has been pre-chewed by an HIV-infected person.  The contamination occurs when infected blood from a caregiver’s mouth mixes with food while chewing.  This appears to be a rare occurrence and has only been documented among infants whose caregiver gave them pre-chewed food. 

  • Being bitten by a person with HIV. Each of the very small number of cases has included severe trauma with extensive tissue damage and the presence of blood. There is no risk of transmission if the skin is not broken. 

  • Contact between broken skin, wounds, or mucous membranes and HIV-infected blood or blood-contaminated body fluids. These reports have also been extremely rare. 

  • There is an extremely remote chance that HIV could be transmitted during “French” or deep, open-mouth kissing with an HIV-infected person if the HIV-infected person’s mouth or gums are bleeding.

  • Tattooing or body piercing present a potential risk of HIV transmission, but no cases of HIV transmission from these activities have been documented. Only sterile equipment should be used for tattooing or body piercing.

  • There have been a few documented cases in Europe and North Africa where infants have been infected by unsafe injections and then transmitted HIV to their mothers through breastfeeding.  There have been no documented cases of this mode of transmission in the U.S.

HIV cannot reproduce outside the human body. It is not spread by:

  • Air or water.

  • Insects, including mosquitoes. Studies conducted by CDC researchers and others have shown no evidence of HIV transmission from insects.

  • Saliva, tears, or sweat.  There is no documented case of HIV being transmitted by spitting.

  • Casual contact like shaking hands or sharing dishes.

  • Closed-mouth or “social” kissing.

All reported cases suggesting new or potentially unknown routes of transmission are thoroughly investigated by state and local health departments with assistance, guidance, and laboratory support from CDC.

How do HIV tests work?

The most commonly used HIV tests detect HIV antibodies – the substances the body creates in response to becoming infected with HIV. There are tests that look for HIV's genetic material or proteins directly; these may also be used to find out if someone has been infected with HIV.

It can take some time for the immune system to produce enough antibodies for the antibody test to detect, and this “window period” between infection with HIV and the ability to detect it with antibody tests can vary from person to person. During this time, HIV viral load and the likelihood of transmitting the virus to sex or needle-sharing partners may be very high. Most people will develop detectable antibodies that can be detected by the most commonly used tests in the United States within 2 to 8 weeks (the average is 25 days) of their infection. Ninety-seven percent (97%) of persons will develop detectable antibodies in the first 3 months. Even so, there is a small chance that some individuals will take longer to develop detectable antibodies. Therefore, a person should consider a follow-up test more than three months after their last potential exposure to HIV. In extremely rare cases, it can take up to 6 months to develop antibodies to HIV.

Conventional HIV tests are sent to a laboratory for testing, and it can take a week or two before the test results are available. There are also rapid HIV tests available that can give results in as little as 20 minutes. A positive HIV test result means that a person may have been infected with HIV. All positive HIV test results, regardless of whether they are from rapid or conventional tests, must be verified by a second “confirmatory” HIV test.

How can HIV be prevented?

Because the most common ways HIV is transmitted is through anal or vaginal sex or sharing drug injection equipment with a person infected with HIV, it is important to take steps to reduce the risks associated with these. They include:

  • Know your HIV status. Everyone between the ages of 13 and 64 should be tested for HIV at least once. If you are at increased risk for HIV, you should be tested for HIV at least once a year. 

  • If you have HIV, you can get medical care, treatment, and supportive services to help you stay healthy and reduce your ability to transmit the virus to others.

  • If you are pregnant and find that you have HIV, treatments are available to reduce the chance that your baby will have HIV.

  • Abstain from sexual activity or be in a long-term mutually monogamous relationship with an uninfected partner.

  • Limit your number of sex partners. The fewer partners you have, the less likely you are to encounter someone who is infected with HIV or another STD.

  • Correct and consistent condom use. Latex condoms are highly effective at preventing transmission of HIV and some other sexually transmitted diseases. “Natural” or lambskin condoms do not provide sufficient protection against HIV infection.

  • Get tested and treated for STDs and insist that your partners do too.

  • Male circumcision has also been shown to reduce the risk of HIV transmission from women to men during vaginal sex.

  • Do not inject drugs. If you inject drugs, you should get counseling and treatment to stop or reduce your drug use. If you cannot stop injecting drugs, use clean needles and works when injecting.

  • Obtain medical treatment immediately if you think you were exposed to HIV. Sometimes, HIV medications can prevent infection if they are started quickly. This is called post-exposure prophylaxis.

  • Participate in risk reduction programs. Programs exist to help people make healthy decisions, such as negotiating condom use or discussing HIV status. Your health department can refer you to programs in your area.

The HIV/AIDS epidemic is a serious threat to the Hispanic/Latino community. Hispanics/Latinos comprise 15% of the U.S. population but accounted for 17% of all new HIV infections occurring in the United States in 2006. During the same year, the rate of new HIV infections among Hispanics/Latinos was 2.5 times that of whites. In 2006, HIV/AIDS was the fourth leading cause of death among Hispanic/Latino men and women aged 35–44.

Prevention Challenges

A number of cultural, socioeconomic, and health-related factors contribute to the HIV epidemic in the US Hispanic/Latino community.

  • Behavioral risk factors for HIV infection differ by country of birth. For example, data suggest that Hispanics/Latinos born in Puerto Rico are more likely than other Hispanics/Latinos to contract HIV as a result of injection drug use or high-risk heterosexual contact. By contrast, sexual contact with other men is the primary cause of HIV infections among Hispanic/Latino men born in Central or South America, Cuba, Mexico, or the United States.

  • Hispanic/Latino men and women are most likely to be infected with HIV as a result of sexual contact with men. Hispanic/Latina women may be unaware of their male partner's risk factors or incorrectly assess them. In five different studies of gay and bisexual men in the U.S., Hispanic/Latinos were reported to have the highest rates of unprotected male-to-male sexual contact, even when compared to men from other ethnic minority groups.

  • Injection drug use continues to be a risk factor for Hispanics/Latinos, particularly those living in Puerto Rico. Both casual and chronic substance users may be more likely to engage in risky sexual behaviors, such as unprotected sex, when they are under the influence of drugs or alcohol.

  • The presence of certain sexually transmitted diseases (STDs) can significantly increase one's chances of contracting HIV infection, and the rates of STDs are high for Hispanics/Latinos.

  • Hispanics/Latinos confront several cultural factors that can affect one's risk of HIV infection. Some may avoid seeking testing, counseling, or treatment if infected, for fear of embarrassment, rejection, and stigma. Stigmatizing sexuality adds to the prevention challenges making it hard to reach a community that is ‘silent' (e.g., traditional rigid gender roles and norms such as “machismo” contribute to the sense of Latino gay men being “failed men”).

  • Greater acculturation into the US culture has both negative effects (engaging in behaviors that increase the risk for HIV infection) and positive effects (communicating with partners about practicing safer sex) on the health behaviors of Hispanics/Latinos.

  • Socioeconomics factors such as poverty, migration patterns, social structures or language barriers add to Hispanic/Latino infection numbers. Problems associated with socioeconomics factors—including unemployment, transience, a lack of formal education, immigration status, inadequate health insurance, and limited access to high-quality health care—can hinder access to HIV/AIDS prevention and care. 

 

Latinos - HIV/SIDA

Español

Hemos elaborado un Programa de HIV/SIDA para la Comunidad Latina, este programa ofrece educación y exámenes. Nuestro Gol es reducir o eliminar HIV/SIDA en nuestra audiencia.

¿Qué son el VIH y el SIDA? 

VIH es el virus de la immunodeficiencia humana. Es el virus que puede producir el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA. Los CDC calculan que alrededor de 56,000 personas en los Estados Unidos contrajeron el VIH en el 2006.

Existen dos tipos de VIH, el VIH-1 y el VIH-2. En los Estados Unidos, a menos que se indique lo contrario, el término "VIH" se refiere principalmente al VIH-1.

Ambos tipos de VIH causan daños en el cuerpo humano al destruir células sanguíneas específicas, llamadas células T CD4+, que son vitales para defenderse de las enfermedades.

Al cabo de unas cuantas semanas de adquirir la infección por el VIH, algunas personas presentan síntomas similares a los de la influenza (gripe) que duran una semana o dos, pero otras no tienen ningún síntoma. Las personas que viven con el VIH pueden tener una apariencia saludable y sentirse bien durante varios años. Sin embargo, aun cuando estén sanas, el VIH está afectando su cuerpo. Todas las personas que tienen el VIH deben consultar habitualmente a un médico especializado en tratar la infección por el VIH. Muchas personas con el VIH, inclusive las que se sienten bien, pueden beneficiarse en gran medida de los medicamentos actuales utilizados para tratar la infección por el VIH. Estos medicamentos pueden limitar o retrasar la destrucción del sistema inmunitario, mejorar la salud de las personas que viven con el VIH y reducir su capacidad de transmitirlo. Las infecciones por el VIH que no se tratan en forma oportuna se han asociado además a muchas enfermedades de tipo cardiovascular, renal, hepáticas y cánceres. También existen servicios de apoyo para muchas personas con el VIH. Estos servicios pueden ayudar a los pacientes a enfrentar su diagnóstico, reducir sus conductas de riesgo y encontrar los servicios que requieran.

El SIDA es la etapa avanzada de la infección por el VIH, cuando el sistema inmunitario de una persona está gravemente dañado y tiene problemas para combatir las enfermedades y algunos cánceres. Antes de la llegada de ciertos medicamentos, a las personas con el VIH les aparecía el SIDA en tan solo unos años. En la actualidad, se pueden vivir muchos años más con el VIH, hasta décadas, antes de que se convierta en SIDA. Esto es gracias a las combinaciones de medicamentos "altamente activos" que comenzaron a producirse a mediados de la década de 1990.

Nadie debe tener una actitud conformista ante el VIH y el SIDA. Si bien los medicamentos actuales pueden mejorar notoriamente la salud de las personas que viven con el VIH y retrasar que la infección avance hasta convertirse en SIDA, los tratamientos que tendrá que tomar por el paciente todos los días por el resto de su vida deben ser objeto de una vigilancia cuidadosa, vienen a un costo y tienen posibles efectos secundarios. Por el momento no existe cura para la infección por el VIH. Pese a los grandes avances en el diagnóstico y el tratamiento de la infección por el VIH, en el 2007 se reportaron 35,962 casos de SIDA diagnosticado y 14,110 muertes de personas con el VIH en los Estados Unidos.

HIV/SIDA En el Mundo

  • Un estimado de 5 millones infecciones de HIV/SIDA ocurre cada año

  • Esto es un aproximado de 14.000 infecciones nuevas cada dia

  • 570 son infectados cada hora

  • Casi 10 nuevas infecciones por minuto

  • Aproximadamente 48% de los casos de HIV/SIDA son mujeres

  • Un total de 33 millones personas tienen HIV/SIDA en el mundo

Muertes a nivel Mundial a causa de HIV/SIDA

  • Un estimado de 3 millones de muertes relacionadas al HIV/SIDA ocurren cada año

  • Esto es un aproximado de 8.219 muertes relacionadas al HIV/SIDA por día

  • 342 muertes cada hora

  • Un aproximado de 6 muertes cada minuto

HIV/SIDA En Estados Unidos

  • Aproximadamente 1.200.000 personas con HIV/SIDA viven en los Estados Unidos

  • Aproximadamente 56.000 nuevas infecciones cada año

  • Aproximadamente 880 personas en el Condado de Lucas tienen HIV/SIDA

  • Aproximadamente 1 de 4 personas con HIV/SIDA in los Estados Unidos y en el Condado de Lucas son mujeres

¿De dónde proviene el VIH?

Los científicos identificaron un tipo de chimpancé en África occidental como la fuente de la infección del VIH en los seres humanos. Según los científicos, lo más probable es que la versión del virus de la inmunodeficiencia del chimpancé (llamado virus de la inmunodeficiencia simia o VIS) fue transmitida a los seres humanos y sufrió una mutación para convertirse en el VIH a través de las personas que cazaron estos chimpancés para obtener su carne y entraron en contacto con la sangre infectada. En cuestión de décadas, el virus se propagó poco a poco por toda África y luego por otras partes del mundo.

VIH-2

En 1986, un segundo tipo de VIH, llamado VIH-2, fue identificado en pacientes con SIDA en África occidental. El VIH-2 presenta los mismos modos de transmisión que el VIH-1 y está asociado a infecciones oportunistas similares y al SIDA. En las personas con el VIH-2, la inmunodeficiencia parece desarrollarse más lentamente y ser más leve, y las personas con el VIH-2 tienen un estado menos infeccioso en las primeras fases de la enfermedad. Al avanzar la enfermedad, la infección del VIH-2 parece aumentar; sin embargo, en comparación con el VIH-1, la duración de esta mayor infección es más corta.

Las infecciones por VIH-2 se observan principalmente en África. Las naciones de África occidental con una prevalencia de VIH-2 de más del 1% en la población general son Cabo Verde, Côte d'Ivoire (Costa de Marfil), Gambia, Guinea-Bissau, Mali, Mauritania, Nigeria y Sierra Leona. Otras naciones de África occidental que han reportado VIH-2 son Benín, Burkina Faso, Ghana, Guinea, Liberia, Níger, São Tomé, Senegal y Togo. Angola y Mozambique son otras naciones africanas con una prevalencia de VIH-2 de más del 1%.

El primer caso de infección por el VIH-2 en los Estados Unidos se diagnosticó en 1987. Desde entonces, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han trabajado con departamentos de salud locales y estatales para recoger información demográfica, clínica y de laboratorio, sobre personas con la infección por VIH-2.

¿Cómo se transmite el VIH?

El VIH se transmite principalmente por:

  • No usar un condón al tener relaciones sexuales con una persona que tiene el VIH. Todas las relaciones sexuales que se practican sin protección con una persona que tiene el VIH representan un riesgo. Sin embargo:

  • Tener muchas parejas sexuales o si se tienen enfermedades de transmisión sexual (ETS) puede aumentar el riesgo de infección durante las relaciones sexuales. Las relaciones sexuales orales también pueden representar un riesgo de transmisión del VIH, pero este riesgo es mucho más bajo que con las relaciones anales o vaginales.

  • Compartir agujas, jeringas, agua para enjuagar y otros suplementos usados en la preparación de drogas ilícitas para inyectarse.

  • Nacer de una madre infectada, ya que el VIH se puede pasar de madre a hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia.

Otras formas menos usuales de transmisión del virus son:

  • Un "pinchazo" con una aguja contaminada u otro objeto punzocortante contaminado por el VIH. Este es un riesgo presente principalmente en los trabajadores del sector salud.

  • Las transfusiones de sangre y productos sanguíneos y los trasplantes de órganos y tejidos que estén contaminados con el VIH. Este riesgo es muy remoto, debido a los análisis rigurosos que se realizan en los Estados Unidos de los suministros de sangre, órganos y tejidos donados.

  • El VIH también puede ser transmitido a través de inyecciones u otros procedimientos médicos o dentales que se realicen bajo condiciones poco higiénicas o sanitarias. Sin embargo, el riesgo es mínimo dadas las normas de seguridad actuales en los Estados Unidos.

  • Comer alimentos que han sido premasticados por una persona que tiene la infección por el VIH. Esta contaminación ocurre cuando una persona infectada mastica alimentos que le dará de comer a otra, y su sangre infectada por el VIH se mezcla con esos alimentos. Esta parece ser una vía de contagio inusual, ya que solo ha sido documentada en dos bebés que recibieron comida premasticada de las personas que los cuidaban.

  • La mordedura de una persona con VIH. Este pequeño número de casos ha implicado un traumatismo grave con daños extendidos en los tejidos y la presencia de sangre. No existe un riesgo de transmisión del virus si la piel no está abierta.

  • Contacto entre la piel abierta, las lesiones o las membranas mucosas y sangre infectada por el VIH o líquidos corporales con sangre contaminada. Estos informes han sido extremadamente inusuales.

  • Existe una probabilidad muy remota de que el VIH se transmita a través de los besos profundos con una persona infectada por el VIH, si esta tiene sangrado en sus encías.

  • Los tatuajes y las perforaciones corporales presentan un posible riesgo de transmisión, pero no se han documentado casos de transmisión del VIH a través de estas actividades. Para poner tatuajes o perforaciones corporales, solo debe usarse equipo esterilizado.

  • Ha habido muy pocos casos documentados en Europa y África del Norte en que los bebés se han infectado por inyecciones contaminadas y luego han transmitido el VIH a sus madres a través de la lactancia. Este modo de transmisión no se ha registrado en los Estados Unidos.

El VIH no se puede reproducir afuera del cuerpo humano. No se transmite por:

  • Aire o agua.

  • Insectos, como los mosquitos. Estudios realizados por investigadores de los CDC y otros investigadores no han mostrado evidencia de transmisión del VIH por los insectos.

  • Saliva, lágrimas o sudor. No hay casos documentados de transmisión del VIH al escupir.

  • Contacto casual, como darse la mano o compartir platos.

  • Besos con boca cerrada o "sociales".

Todos los casos reportados que sugieren rutas de transmisión nuevas o potencialmente desconocidas son investigados minuciosamente por los departamentos de salud locales y estatales, con la orientación, colaboración y apoyo del laboratorio de los CDC.

¿En qué consisten las pruebas del VIH?

Las pruebas del VIH más comúnmente utilizadas detectan anticuerpos del VIH, es decir, las sustancias que crea el cuerpo como una reacción a la infección por el VIH. Hay otras pruebas que analizan el material genético del VIH o sus proteínas; también se pueden utilizar para averiguar si una persona está infectada por el VIH.

Puede que pase cierto tiempo para que el sistema inmunitario produzca suficientes anticuerpos como para ser detectados, y el lapso entre la infección por el VIH y la habilidad para detectarla con las pruebas de anticuerpos puede ser distinto en cada persona. Durante este periodo, la carga viral del VIH y la probabilidad de transmitir el virus a parejas sexuales o entre personas que comparten agujas son muy altas. En la mayoría de las personas se desarrollarán anticuerpos detectables a casi todas las pruebas comunes utilizadas en los Estados Unidos dentro de las 2 y 8 semanas siguientes a la infección (el promedio es de 25 días). El 97% de las personas presentará anticuerpos del virus detectables en los primeros 3 meses. No obstante, existe una pequeña posibilidad de que a algunas personas les tome más tiempo producir anticuerpos detectables. Por lo tanto, una persona debe considerar una prueba de seguimiento después de más de tres meses de su última exposición posible al VIH. En casos muy poco comunes, puede tomar hasta 6 meses producir los anticuerpos del VIH.

Las pruebas regulares del VIH se envían a los laboratorios para su análisis, y los resultados pueden tardar de una a dos semanas. También hay pruebas rápidas del VIH que pueden arrojar resultados en tan solo 20 minutos. Un resultado positivo a la prueba del VIH significa que una persona puede haber sido infectada por el VIH. Todos los resultados positivos a las pruebas del VIH, sin importar que sean convencionales o rápidas, deben verificarse por una prueba "confirmatoria" del VIH.

¿Cómo se puede prevenir el VIH?

Debido a que las formas más frecuentes de transmisión del VIH son a través de las relaciones sexuales anales o vaginales, o por compartir equipo para inyectarse drogas con una persona infectada, es importante tomar medidas para reducir los riesgos asociados a esta transmisión. Estas medidas son:

  • Saber si tiene el VIH. Todas las personas de 13 a 64 años de edad deben hacerse una prueba del VIH al menos una vez. Si usted tiene un riesgo alto de infectarse por el VIH, debe hacerse la prueba al menos una vez al año.

  • Si usted tiene el VIH, consiga atención médica, tratamiento y servicios de apoyo que lo ayuden a mantenerse saludable y a reducir su capacidad de transmitir el virus a los demás.

  • Si usted está embarazada y se entera de que tiene el VIH, existen tratamientos para reducir la probabilidad de contagio del VIH a su bebé.

  • Absténgase de cualquier actividad sexual o manténgase en una relación estable mutuamente monógama con una pareja no infectada.

  • Limite el número de parejas sexuales. Mientras menos parejas tenga, menor será su probabilidad de encontrar a alguien infectado por el VIH u otra enfermedad de transmisión sexual.

  • Use el condón de manera correcta y constante. Los condones de látex son muy eficaces para prevenir la transmisión del VIH y otras enfermedades de transmisión sexual. Los condones "naturales" o de piel de cordero no ofrecen suficiente protección contra una infección por el VIH.

  • Hágase pruebas y busque tratamiento para las ETS; insístale a sus parejas que lo hagan también.

  • La circuncisión masculina también ha demostrado reducir el riesgo de transmisión del VIH de mujeres a hombres durante las relaciones sexuales vaginales.

  • No utilice drogas inyectables. Si se inyecta drogas, busque consejería y tratamiento para reducir su consumo de drogas. Si no puede dejar de inyectarse drogas, utilice agujas y equipo limpios cuando se inyecte.

  • Busque tratamiento médico inmediato si cree que estuvo expuesto al VIH. Algunas veces, los medicamentos contra el VIH pueden prevenir una infección si se administran en forma temprana. Esto se conoce como profilaxis posexposición.

  • Participe en programas de reducción de riesgos. Existen programas que ayudan a las personas a tomar decisiones saludables, como negociar el uso del condón con su pareja o hablar de si tiene o no el VIH. Su departamento de salud puede remitirlo a estos programas en el área donde usted vive.

La epidemia del VIH/SIDA es una seria amenaza para la comunidad hispana o latina. Los hispanos o latinos representan el 15% de la población de EE. UU., pero presentaron el 17% de todos los nuevos casos de infecciones por el VIH en los Estados Unidos en el 2006. Durante el mismo año, la tasa de nuevas infecciones por el VIH entre hispanos o latinos fue 2.5 veces mayor a la de los blancos. En el 2006, el VIH/SIDA fue la cuarta causa principal de mortalidad entre hombres y mujeres de origen hispano o latino de 35 a 44 años.

Retos para los esfuerzos de prevención

Una variedad de factores culturales, socioeconómicos y relacionados con la salud contribuyen a propagar la epidemia del VIH en la comunidad hispana o latina de los Estados Unidos.

  1. Los factores de riesgo conductuales relacionados con la infección por el VIH varían de acuerdo al país de origen. Por ejemplo, la información disponible parece indicar que los hispanos o latinos nacidos en Puerto Rico tienen más probabilidades que otros grupos de hispanos o latinos de contraer el VIH debido al consumo de drogas inyectables y el contacto heterosexual de alto riesgo. Por el contrario, el contacto sexual con otros hombres es la causa principal de infecciones por el VIH entre hombres hispanos o latinos nacidos en Centroamérica, Sudamérica, Cuba, México y los Estados Unidos.

  2. Las mujeres y los hombres hispanos o latinos tienen más probabilidades de infectarse por el VIH como resultado de las relaciones sexuales con hombres. Las mujeres hispanas o latinas pueden desconocer los factores de riesgo de su pareja masculina o no saber identificarlos adecuadamente. En cinco estudios diferentes de hombres homosexuales y bisexuales en los Estados Unidos, se reportó que los hispanos o latinos tienen las tasas más altas de contacto sexual entre hombres sin protección, aun en comparación con hombres de otras minorías étnicas.

  3. El consumo de drogas inyectables continúa siendo un factor de riesgo entre los hispanos o latinos, especialmente para los que viven en Puerto Rico. Existe una alta probabilidad de que los consumidores de estupefacientes ocasionales y crónicos, adopten conductas sexuales de alto riesgo, como tener relaciones sexuales sin protección, cuando están bajo los efectos de las drogas o el alcohol.

  4. Ciertas enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden aumentar significativamente la posibilidad de una persona de contraer la infección por el VIH y cabe resaltar que las tasas de ETS son altas entre los hispanos o latinos.

  5. Los hispanos o latinos enfrentan varios factores culturales que pueden tener un efecto en el riesgo de la persona de contraer la infección por el VIH. Algunas personas infectadas pueden evitar buscar ayuda para realizarse pruebas de detección, recibir consejería o tratamiento, por vergüenza o por temor a ser rechazados o al estigma social. La estigmatización de la sexualidad aumenta los desafíos para la prevención ya que dificulta el llegar a una comunidad que mantiene estos temas en ‘silencio’ (p. ej., roles tradicionales según el sexo al igual que normas sociales como el “machismo” contribuyen a que los hombres latinos homosexuales se consideren “hombres fracasados”).

  6. Una mayor aculturación en la sociedad estadounidense tiene efectos tanto negativos (adopción de conductas que aumentan el riesgo de adquirir la infección por el VIH) como positivos (comunicación con las parejas sobre la práctica de relaciones sexuales sin riesgo) en las conductas relacionadas con la salud de los hispanos o latinos.

  7. Los factores socioeconómicos como la pobreza, los patrones migratorios, las estructuras sociales y las barreras del idioma aumentan las cifras de hispanos o latinos infectados por el VIH. Los problemas relacionados con factores socioeconómicos, entre los que se incluyen el desempleo, la transitoriedad, la falta de educación formal, el estado migratorio, el seguro médico inadecuado y el acceso limitado a atención médica de alta calidad puede dificultar el acceso a servicios de prevención del VIH/SIDA y de cuidados médicos.